jueves, 21 de octubre de 2010

MENOS MAL

Creo que por muchos años que pueda llegar a tener y por mucha experiencia que pueda llegara a adquirir nunca entenderé por qué en este país se le da tanta, tantísima, trascendencia a un cambio de gobierno. A ver, que esta crisis galopante que nos estamos comiendo no está causada por los chirriantes colores que lucía en sus modelitos la ya ex Vicepresidenta De La Vega, o porque Trini desde sanidad azuzara con endurecer la ley del tabaco, o porque Rubalcaba fuera confeso seguidor madridista. La crisis es otra cosa, y estos señores y señoras que salen y entran del gobierno son tan solo personas que lo van a hacer igual de bien o de mal que los que había antes, y que este alboroto de los medios de comunicación que más bien parece, por la intensidad y la pesadez, que estamos a punto de dar con el punto G de la felicidad terrenal no es otra cosa que una nueva representación de lo desmedidos que somos por aquí. Claro que se trata de vender, lo que sea, eso ya lo sé, pero nos presentan la noticia casi como si ¿por qué ZP no ha hecho esto antes si se lo demandaba toda la sociedad? ¿Cómo nos ha podido tener así en este sin vivir?, ¿pero no se daba cuenta que el pueblo era un clamor popular? ¡¡¡ Echa ya a Elena Espinosa, échala ya antes de que nos meta en otra guerra mundial¡¡¡ gritábamos todos. Y ante tanta presión por el cataclismo al que estabamos abocados si no se suprimían los ministerios de vivienda e igualdad ZP no tiene más remedio que cambiar y mover algunos peones del tablero para salvarnos a todos los españoles, que digo los españoles, a todos los europeos… que digo europeos… ¡¡¡a todo el mundo mundial!!! Menos mal, hemos estado a punto de hundirnos. Oremos

No hay comentarios:

Publicar un comentario