lunes, 23 de mayo de 2011

REFLEXIÓN POST COITAL

No me negaréis que el día, el momento de votar, sigue siendo a pesar de todos los pesares un momento orgásmico. Que uno pueda decidir siempre es una sensación agradable, muy agradable. Da igual quien gane, bueno no tan igual, pero para el caso ya da igual, el hecho es que cada uno con su voto tiene la opción elegir que es lo que quiere. Ahora ya conocemos los datos, abrumadores por cierto, y lógicos también por cierto, y es cuando llega el momento de hacer una sincera reflexión. La gente de izquierdas tiene la asombrosa capacidad de dejar de votar a los suyos para mostrar su descontento y ejemplarizar su castigo ante hechos y situaciones que no le gustan. O votan en blanco, o votan nulo, o simplemente no votan. Bien. La gente de derechas es fiel y vota a los suyos pase lo que pase. No les importa que las candidaturas estén plagadas de imputados en casos oscuros y de corrupción, no solamente se mantienen sino que en algunos casos suben en número de adeptos. No les importa que las propuestas electorales de sus candidatos brillen por su ausencia y floten en un limbo que todavía nadie conoce, los votos siguen siendo los mismos. Da igual que el candidato a alcalde por ejemplo de Valladolid sea un personaje maleducado, machista, misógino y muchas más cosas, ahí está con su saca de votos. Da igual todo, la fidelidad está por encima de cualquier otra consideración. Bien también. La gente de izquierda se mosquea con los suyos, la gente de derechas se mosquea con los de izquierda. La gente de izquierda con todo el dolor de su corazón castiga a los suyos por cagarla, la gente de derechas con toda la alegría de su corazón premia a los suyos también por cagarla. ¿Y ahora qué? Pues yo me voy a la cama muy contento, tranquilo y confiado porque sé que mañana cuando me levante ya no habrá paro, ni terrorismo, ni crisis, ni corrupción, ni nada de lo malo que nos ha traido la izquierda porque la derecha de este país lleva cuatro años diciendonos que tienen la fórmula para acabar con todos estos males, nadie sabe todavía cual es pero si ellos dicen que la tienen seguro que mañana mismo ya la ponen en practica y toda esta pesadilla se termina y España vuelve a florecer como una, grande, y libre. Estoy deseando levantarme y comprobar que todo lo que llevan años pregonando se cumple. Seguiremos informando. Que gusto votar, que bien se te queda el cuerpo a pesar de todos los pesares. Pero enhorabuena a todos, a la crisis le quedan solo unas horitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario