viernes, 3 de febrero de 2012

EL RECREO


Mis sobrinas pequeñas están que trinan, la dirección del colegio les ha prohibido salir a la calle durante la media hora de recreo, privilegio del sí disfrutaban los cursos anteriores a ellas hasta que este año se ha cerrado el grifo por motivos de seguridad según dice la dirección, argumento que a ellas no le convence nada. Un derecho ganado durante años no se puede terminar así, por las buenas, por el capricho, según ellas, de unos profesores que no miran por la libertad de unos adolescentes que ahora no podrán elegir para saciar su infinita hambre mañanera entre un bocadillo de choped, de mortadela o cruasan de la bodeguita de enfrente, victima colateral de esta decisión ya que su mayor volumen de facturación venía de esta media hora diaria de invasión de hormonas exaltadas. Me hacen llegar sus quejas con un cierto aire sindicalista y con un espíritu revolucionario que no saben bien como canalizar para hacerse oir ante los profesores. Yo les he dado algunas ideas que por supuesto no han contado con la aprobación de sus padres, lo cual no me estraña si tenemos que cuenta que su madre es la directora de la ESO en el colegio (jejejeje), en cualquier caso lo que sí les he dicho es que se vayan acostumbrando a perder derechos porque ahora es lo que toca, que por ejemplo hasta ayer las mujeres podían decidir libremente si querían abortar y ya hoy el ministro supuestamente más progresista que tenemos les va a privar de ese derecho. Me miran y no sé si entienden muy bien lo que quiero decir. Pobres

No hay comentarios:

Publicar un comentario